Sentirse bien con uno mismo siempre ha sido algo imprescindible para la autoestima. Y en ese sentido, el cabello juega un papel fundamental, ya que se trata de un fuerte rasgo de la identidad de cada uno y, dependiendo de cómo se encuentre, el ánimo será mayor o menor. Además de ser un factor, para muchos, determinante a la hora de mostrar a la demás confianza y la seguridad.

Normalmente, se considera un cabello sano cuando éste tiene brillo, textura suave, cuidado y limpio de residuos. Es entonces cuando la autoestima se eleva. Pero cuando se tiene el pelo débil y sin fuerza, hay un gran impacto físico y psicológico, y las personas están más pendientes de su imagen y de cómo se sienten, con dudas, inseguridades y autocríticas.

El cabello guarda una estrecha relación con la felicidad, por lo tanto, un estado de ánimo bajo, el estrés o trastornos como la ansiedad, tienen un impacto negativo sobre el cuero cabelludo y están íntimamente ligados con la pérdida de cabello durante un determinado periodo de tiempo. Cuando una persona vive estos episodios, su cuerpo libera corticoides, lo que produce un incremento del sebo o grasa y una disminución del oxígeno en el folículo piloso, provocando el debilitamiento del cabello y su posterior caída. Estos efectos suelen ser temporales, pero si no se tratan a tiempo, podrían derivar en un problema más serio de alopecia.

Es importante por ello cuidar también nuestra salud capilar y prevenir la caída del cabello, utilizando productos que favorezcan su sano crecimiento. Te recomendamos complementar a tu cuidado del cabello, Biocres, desarrollado para fortalecer y prevenir la caída del cabello.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Consúltanos