El humo y las partículas que se encuentran suspendidas en el ambiente pueden generar más daño al cabello y al cuero cabelludo de lo que sospechamos. Desde inflamaciones, picazón, irritación hasta la caída del cabello son algunas de las consecuencias más notorias en nuestro cabello, incluso pueden quitarle brillo y lustre.

Entre los miles de factores que alteran el correcto crecimiento de nuestro cabello podemos encontrar el estrés, pero un factor nocivo y no tan tomado en cuenta es la contaminación ya que produce la debilidad, resequedad, caída y pérdida de brillo.

Esto lo podemos probar al salir de casa por la mañana y volver por la noche, al tocar nuestro cabello antes de ir a dormir percibimos la sensación de tenerlo sucio e incluso grasoso, esto se debe a los gases, partículas y humo que se encontraban en el ambiente y golpeaban con nuestra melena a medida que nosotros nos desplazábamos.

Incluso se habla que la polución va cambiando el tono del cabello, rompe con más facilidad nuestros pelos y le da un aspecto más pesado. Esto suele pasar con mayor frecuencia en los cabellos más delgados.

Pero existen maneras muy sencillas de disminuir el daño al cabello por la polución o contaminación ambiental.

  1. Optar por una alimentación equilibrada que aporta al cabello los nutrientes necesarios.
  2. Lavar el cabello con agua fría.
  3. Cepillar el cabello con delicadeza continuamente.
  4. Usar Biocres para fortalecer y prevenir la caída del cabello.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Consúltanos